domingo, septiembre 14, 2014

Le vamos a echar de menos (ya lo estamos haciendo)

Hace ya bastante tiempo, cuando Alfredo Di, ya terminando su ciclo en el Madrid, fue a ver a Bernabéu a pedirle que echara a Miguel Muñoz, ocurrió algo sorprendente por estos lares, y no tan sorprendente en Inglaterra: Bernabéu a quien echó fue a Alfredo.

Lo decía también Sir Alex Ferguson, también conocido como "el viejo del Manchester" : " No hay que darle poder a los jugadores, el entrenador manda y el que no entre por el aro, fuera".

Cuando según el Marca (es decir, la novia del Toportero), el propio Toportero y el Beckenbauer de Camas -Camenbauer- se reunieron con Floren para decirle que o echaba a Mou o se iban ellos, la respuesta y el mensaje mandado debería haber sido otra.

Sin embargo, Floren puso la cabeza de Mou a disposición de todos, con gran algarabía de la prensa "madridista" y de los piperos (sector Facundo del Bernabéu).
Nunca se vio una persecución mayor a un entrenador, por el mero hecho de no dejar medrar a la prensa en sus decisiones. Todavía recuerdo le "encuesta" del As de Relaño, poniendo como peor fichaje de la Liga al recién llegado Modric, fichado por Mou, y el mejor, Alexander Song.
No hay más que ver donde anda cada uno ahora mismo.

Tengo que decir que nada más llegar, Ancelotti me sorpendió. Sus decisiones no dejaron de ser muy coherentes: mantuvo al equipo que había montado Mou, incluyendo al portero más en forma de los dos, Diego López.
Pero la chorrada de darle al Topor Copa y Champions casi cuesta la final, como se vio contra el Atletico.

Para mí el problema del Topor no es que esté en baja forma, que lo está, ni que no haya mejorado ni un ápice sus puntos flacos desde que empezó a jugar en primera división.

El problema de este tipo es que cuando se ve suplente, no aguanta el tirón, trabaja el doble e intenta convencer a su entrenador de que él debe ser el titular.
Que nadie me venga con el rollo patatero de que Mou lo sentó por tema personal, porque no es cierto. Y ahí están las hemerotecas para demostrarlo.

Este supuesto madridista se pasa los dos años siguientes usando a su novia y a los periolistos afines para filtrar noticias, para malmeter contra el entrenador y los compañeros que están con Mou.
Así, el Madrid pasa de "necesitar un entrenador que siente a las vacas sagradas" -titular del marca-
a "no se puede sentar al más mejor portero del mundo".
Aunque el más mejor portero del mundo no pare ni un taxi.

Después de repetir el año pasado en cada rueda de prensa que "si la cosa no cambiaba, se iba", al que le han enseñado el camino de salida es a Diego López, un tío que no ha dicho una palabra más alta que otra, que ha aguantado la presión mediática como pocos y que entrena más, mucho más que el Topor.

Como el Topor dijo que se iba a ir, el Madrid ficha a un muy buen guardameta, Keylor Navas el Pachacuti.
Pero resulta que llega el verano y el Topor se encuentra conque no hay ningún equipo que le pague lo que cobra aquí, ya que todos han visto el pedazo de Mundial que se ha marcado, amén de la final de Champions.
Y claro, el que tiene ofertas es Diego, al que le muestran el camino de salida. Una vez más, en España, el trabajador sale perdiendo, y el pelota que medra entre sus amiguetes, se queda con el puesto.

La primera decepción con Ancelotti me la llevo cuando dice que "Diego se ha ido porque ha querido". Mentira.
La segunda es cuando permite que le configuren el equipo totalmente y se carguen la plantilla de Mou.

Y nos plantamos en la tercera jornada, donde al Madrid le han tirado a puerta 7 veces y le han hecho 6 goles. El ratio de paradas del más mejor portero del mundo es espectacular.
Las salidas por alto son de traca, la defensa anda más que loca porque el que tiene detrás no transmite más que inseguridad.
Y Ancelotti, que parece que está haciendo un curso acelerado de marqués, no se atreve a quitarlo y a poner a Pachacuti, no sea que las hordas amigas del Topor se le echen encima.
Si forzaron a que se fuera Mou, que tenía más cojones...pensará el nuevo Del Bosquetti.

Resultó gracioso ayer ver como después de que el público del estadio le pitaba en cada ocasión en que tocaba bola, los comentaristas del plus decían que eran "cuatro silbidos" o que "iban dirigidos al delantero del Atleti". Es decir , seguimos justificando al amiguete.

Mientras tanto, en Londres, los Blues ya llevan pleno de victorias...


2 comentarios:

Anónimo dijo...

Te falta poner el vídeo de los porteros entrenando y luego oír decir a Casillas que no está en su peor momento....Así que temblar que la cosa se puede hacer aún peor.

Grijande Menemore dijo...

Efectivamente. Y mañana con el Basilea, sigue el show.

Publicar un comentario